Wearables deportivos, ¿apuesta segura para las marcas de deporte?

wearables deportivos, deporte, tecnología

Muchas marcas ofrecen ya tanto aplicaciones como wearables deportivos. ¿Es la combinación gadgets más deporte una apuesta segura para las marcas? Es una evidencia absoluta desde hace muchos años.

No hay que olvidar que siempre que algo se pone de moda o hay una repercusión positiva sobre cualquier actividad, las marcas (que suelen ir detrás de donde esté una oportunidad), intentan pensar de qué manera pueden asociarse a esa corriente, tenga o no que ver con lo que venden.

Los wearables deportivos: la combinación perfecta entre tecnología y deporte.

¿Qué tendencias marcan ahora mismo el deporte amateur y semiprofesional? La tecnología y el deporte. ¿Qué han hecho las marcas? Apostar todo al 33 rojo, sabiendo que no podían perder: se lanzaron, pues, a desarrollar aplicaciones móviles para correr, andar en bicicleta, planes de entrenamiento en el gimnasio, planes de mindfulness….Y así, nos encontramos que hay más wearables deportivos que nunca… dispositivos electrónicos, aplicaciones y todo lo que se os ocurra ligado a las marcas deportivas que post en Instagram.

¿Son todos imprescindibles? Supongo que no. Nada excepto que la sangre llegue al corazón y al cerebro es imprescindible en esta vida, pero es muy natural que cada persona que hace deporte lleve un dispositivo o una aplicación que le monitorice el ritmo, los kilómetros, el pulso, las calorías que gasta, la media de pasos que camina al día… y si se nos olvidan en casa a la hora de hacer deporte, parece que nos falta algo.

Además, el momento “Inspector Gadget” traspasa su uso puramente deportivo, de manera que hay relojes GPS a los que les puedes cambiar las correas y llevártelo tanto a El Retiro a hacer unos kilómetros como a recoger un premio Goya. Porque el deporte está de moda, es cool y junto con las zapatillas deportivas, ahora mismo pega con todo.

Las marcas deportivas tienen la obligación moral para con nuestros usuarios de marcar una pauta saludable. Por ello, aunque detrás de gadgets y aplicaciones móviles deportivas haya un fin empresarial o una estrategia de marketing, depende en última instancia de las marcas deportivas el mensaje con el que quieran acompañar sus dispositivos y aplicaciones.

Cierto es que los wearables deportivos han venido para ayudarnos a mejorar nuestro rendimiento deportivo, a tener una especie de “diario del deportista” donde nos marque las sensaciones de ese día, pero si pudiéramos hacer que cada persona que se compre un GPS se hiciera una prueba de esfuerzo para saber realmente hasta dónde puede llevar a su organismo en una situación de esfuerzo, cerraríamos el círculo de la tecnología aplicada al deporte.

Los wearables deportivos han llegado para quedarse y cada nueva actualización le aporta algo nuevo que nos parece imprescindible. Usémoslos con cabeza y, de vez en cuando, reencontrémonos con nosotros mismos: esos 5 minutos en silencio mirando por la ventana, los 2 minutos cerrando los ojos y siendo consciente de tu respiración… Que una aplicación no te tenga que decir que te falta agua, descanso ni que necesitas cuidarte y quererte un poco más. No olvidemos que nuestro mejor wearable somos nosotros mismos.

Makertan